"Todo lo interesante ocurre en la sombra, no cabe duda. No se sabe nada de la historia auténtica de los hombres."

Louis-Ferdinand Céline, Viaje al fin de la noche.



8 de abril de 2016

Alejamiento



(Daido Moriyama)


¿Qué queda del tacto de otra persona sobre nuestro cuerpo cuando tiene lugar el abandono? Él cree que he sido yo la que me he ido. Pero hace tiempo que el hombre se iba alejando de mí, acaso sin saberlo. No era él, sino el otro que habita secretamente en él y al que no puede renunciar. Uno que yo no acepto. No voy a mentir y cargar las tintas de mi ira sobre las manifestaciones del hombre respecto a mí. Si me basara solamente en sus comportamientos no debería tener queja. He recibido afecto y atención y, sin ninguna duda, un refinado placer en cada uno de nuestros encuentros, esa difícil ofrenda que muchos hombres no saben obsequiar. Él siempre ha reconocido generosamente mi libertad y ha sabido responder como un hombre tranquilo ante mis ocasionales reacciones agitadas. Sé lo que pensarán mis amistades. ¿No te bastaba eso? ¿Qué más quieres? ¿Crees que vas a hallar un amante más completo? Si la gente no se dejara arrastrar por el aspecto exterior de las cosas, si se diera margen para concebir el amor no como una ensoñación sino como una realidad torticera que nos embarca pero nunca nos acaba de llevar a un puerto seguro, tal vez me entenderían.     

No podía soportar por más tiempo sus caricias, ni el tono pausado y agradable de su voz, ni el contacto de una piel que convulsionaba la mía, ni la manera de enfocar parcialmente los temas generales de la vida. Ni siquiera esa amable bondad que rezumaba y que causaba admiración en nuestros círculos de amigos, desatando un efecto de envidia sobre mi persona. Sabiendo lo que sé ahora, ¿cómo podría permitirme ser acogida por un cuerpo que desconozco a qué hombre de los dos que lleva dentro pertenece? ¿Cómo podría soportar el discurso de un individuo en apariencia prudente? Me hubiera dolido menos si hubiera aparecido otra mujer entre nosotros. Pero él nunca previó tal cosa. Su fijación conmigo era absoluta, aunque otros llamen a esa actitud fidelidad.

En mi vida ha habido hombres a los que me he entregado, aun sospechando que seguían viéndose con alguna amante con la que no habían roto del todo. También ellos me han compartido conociendo que yo reservaba ocasionalmente alguna relación poco definida. Los liberales en el amor nos hemos respetado y dado con generosidad cuando se han producido tales circunstancias. Afortunadamente hemos sabido reaccionar a tiempo ante los comportamientos de las personas posesivas, incapaces de comprender que el disfrute de la belleza no puede ser propiedad de nadie. Y que la búsqueda del placer hermoso es una proyección más honda, pero nunca definitiva, del reconocimiento de una naturaleza benigna y propia del signo de unos tiempos que no condenan la exploración de unos individuos por otros. 

Pero no es por nada de eso por lo que me he alejado de mi amante. No me tengo por vieja y, lejos de hundirme, las dificultades me dan alas. A estas alturas prefiero elegir la flor del día y, aunque asumo que había llegado a una cota de ternura y de goce con él como no había percibido con otros, cundía dentro de mí un rechazo virulento ante su presencia. Había empezado a sentir ásperas esas manos, escamosa toda la piel de su cuerpo, biliosa su mirada, broncas las palabras que pronunciaba, airados los ademanes, feroces sus movimientos, agresivas las maneras de tomarme. Sí, es una percepción imaginaria de que el otro que se impone a él mismo en su propio interior me maltrata y me reduce, como voy sabiendo que puede estar haciendo con otros seres. Este hombre bueno, este amante idóneo, este personaje admirado no ama a los demás humanos. ¿Será cierto que oculta a un individuo despiadado? Entonces, ¿cómo permanecer más tiempo con quien no ama a los que tienen el mismo derecho a vivir que él?





24 comentarios:

  1. Desconfiar de las buenas personas que se visten como seres humanos y agravian con la perfección del amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pieles de oveja sobre su esencia lobuna, quieres decir. Pero los hay también por ingenuidad (quiero pensar)

      Eliminar
    2. Puede que haya un animal conocido detrás de la piel, pero también renegamos de su esplendor (no por ingenuidad, tal vez por aburrimiento).

      Eliminar
    3. Si solo es por aburrimiento se rebaja su efecto, aunque quién sabe.

      Eliminar
  2. Cuando el placer de compartir se agota, a cualquier nivel o en cualquier plano, significa que dicho "compartimento" se secó, agotó, etc. por tanto se halla finiquito. Muerto. Aplíquese a cualquier actividad humana al margen de la sexualidad, una más entre tantas; hipervalorada en el pasado por su condición re-generadora y por ende placentera. También mercancía cultural, sin duda,como todo lo demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los vasos comunicantes acabaron en compartimentos estancos, vamos. En efecto, mucha mercancía comercial y cultural.

      Eliminar
  3. Dos personalidades en una sola persona! Hay que sopesar qual de las dos sale ganando...Quizás otros serían felices en esta situación, porquè solo verían la personalidad amable, tierna...Por eso muchos no entendían la situación ni las quejas!
    De todas formas cuando en una relación, el amor se aleja, generalmente,los dos tienen parte de culpa o de razón!
    Petonets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, y más de dos personas y un solo inconsciente verdadero suele haber. No vas descaminada, pero ¿y si hubieran más motivaciones y de otro tipo para el desencuentro? Aquí no está claro aún que el amor como tal se haya alejado...

      Eliminar
  4. Buen fin de semana
    Cariños

    Con tu sonrisa, haces el mundo más bello.
    Thich Nhat Hanh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía yo a ese vietnamita que citas, y menos sus reflexiones o adagios. Me lo apropio. Gracias.

      Eliminar
  5. El amor, a veces, sin razones aparentes, sin motivos suficientes, comienza a no funcionar cuando parece que lo lógico es que fuera maravilloso. Parece ser que tenemos una verdad oculta, que no sabemos concretar, y que nos hace desconfiar de algo imperceptible cuando parece que todo funciona bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo. Hay tantos enigmas en las relaciones...Pero ¿son enigmas por sí mismos, por el complejo entramado de aproximarse los seres o por lo que desconocemos cada uno de nosotros mismos? No lo tengo claro y dejo la puerta muy abierta, aún hay mucho por explicar en el mundo del animal cultural humano (ya sabes, biología más cultura)

      Eliminar
  6. La contradicción de lo humano
    lo racional y lo que se siente.
    No sé si es más libre
    el que se va
    o el que sabe dejar que se vayan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El animal que llevamos dentro no se adecua bien a las imposiciones culturales, es decir, las normas, las reglas, los mandatos, los funcionamientos...y sus antítesis. Una eterna guerra por ser uno a pesar de todo. Siempre quedan dudas acerca de irse a tiempo o de no haberlo hecho a tiempo.

      Eliminar
  7. La razón es enemiga del sentimiento y el amor enemigo de los cálculos. Por eso entender que ha sido el fin no es lo mejor para una mente racional. Llegado a ese caso sólo puede hacer una cosa: resignarte y aceptar el adiós.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la razón humana reglamenta funcionamientos pero doblega emociones, sentimientos, sentidos. De todos modos conviene ver los desenlaces circunstanciales y no te digo los definitivos con conciencia y confianza, en uno mismo, naturalmente. Nada de desbocarse y menos de hundirse, todo sirve para adaptarnos a nuevas circunstancias. El triunfo del ser humano es sobre todo la capacidad de sobreponerse, de conocer y cambiar conforme a lo que va sabiendo. Hasta los sentimientos y las emociones pueden armonizarse más allá del ímpetu de los enamoramientos. Siempre que aporte salud mental, claro.

      Eliminar
  8. Hermoso escrito! te sigo, un placer leerte , saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí vamos escribiendo, Kosmisch, puedes opinar cuanto gustes.

      Eliminar
  9. Si viéramos las relaciones como parte de lo que aprendemos en la vida en lugar de creernos que llegamos a la máxima sabiduría afectiva y sensorial, otro gallo cantaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interpreto que hay que relativizarlo y ser más modesto, ¿no?

      Eliminar
  10. Yo soy más pueril y creo que no hay que dar más vueltas, el amor viene y se va, es voluble y cambiante como las estaciones del año y lo que en su momento nos pareció la gloria, poco a poco se ha ido tornando monótono y falto de interés, provocando el rechazo.
    A lo mejor no te he sabido interpretar, no se.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en enfocar la cuestión desde su lado dinámico, temporal, digamos. Pero ya sabes que la percepción de cada uno es diferente, y está la edad, y está la visión a la carta de cada individuo en un tema siempre arduo pero que todos necesitamos. Seguro que lo has sabido interpretar, no me cabe duda.

      Eliminar
  11. Cuando torna lo bueno en diferente, abstracto, irreconocible respecto del principio, mejor dejarlo ir.
    Las cosas cambian con el tiempo, las personas también en algunas ocasiones...
    Muy acorde con los tiempos este relato.
    Gracias por tu seguimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, nada hay en la existencia en general que escape del cambio continuo, pero también desemboca en la adaptación novedosa. Y siempre, todo sorprendente, asombroso, no necesariamente a peor, ojo. Gracias a ti.

      Eliminar