"Todo lo interesante ocurre en la sombra, no cabe duda. No se sabe nada de la historia auténtica de los hombres."

Louis-Ferdinand Céline, Viaje al fin de la noche.



11 de marzo de 2017

Las dudas del viejo adolescente


(Tatsuo Suzuki)


El viejo Tatsuaki no envió la carta imaginada a su joven amiga. Tampoco la rompió. Se daba cuenta de que cada ilusión llevaba consigo el contrapeso de un temor. Que dar un paso manifestando sentimientos era también exhibir debilidades. Que al revelar que había caído en una seducción, probablemente no tramada deliberadamente por la mujer, iba a exigirse esfuerzos que no sabía si podría realizar. Pero sobre todo era el miedo adolescente a ser rechazado lo que le sujetaba. Y él, se lo repetía una y otra vez, era extremadamente pudoroso. ¿Cómo podía latir aún dentro de sí, tras una vida azarosa, preñada de dificultades, maltratada por los desaciertos, una brizna de pasión? ¿Cómo podía abrirse paso entre su cuerpo achacoso y decrépito aquel entusiasmo que amenazaba con devenir en delirio? La represión a la que se estaba sometiendo le alteraba. Si lo que decía en una carta no nacida del todo era cierto, ¿por qué no arriesgarse? Mientras se debatía entre pros y contras consideró que entregándose solamente al mundo de la escueta razón jamás nadie probaría de la belleza y, por qué no, de la locura de los sentidos. Había separado tantas veces el ejercicio físico que perseguía placer de un sentimiento más profundo que le hubiera llevado a entrar en otra persona...Pero tampoco era tan rotundo ni tan diferente, se decía. ¿Cómo podían asegurar algunas personas a la ligera que un hombre y una mujer pueden entrar en contacto de cuerpos y desproveerse de sentimientos?  A cada mujer que he tocado, siquiera unas horas, la he reconocido amorosamente. Con cada mujer con la que desbrozado mi soledad, no importa la manera de haber llegado a ella, ha habido al menos un instante en que no he podido separar placer y contemplación de la belleza. Porque el placer no es solo sensación aguda, ni únicamente un deleite etéreo, sino llave para abrir tu propia puerta al mundo de lo inalcanzable. Nunca he sabido bien si realmente amamos o si nos imaginamos el amor. Puede que no sea otra cosa, por mucho que se sublime. Y si amar es imaginar, si es llegar a la percepción fantasiosa de que dos que vibran al unísono se reconocen, si es que uno permite al otro deslizarse en su propia búsqueda atenta, aunque no sienta del mismo modo, ¿qué importa la duración de la experiencia? ¿Qué valor superior puede tener una circunstancia sobre otra, bien se produzca un encuentro espontáneo o sea el resultado de un vínculo más estable? He amado a mujeres a las que pagué por unas horas o a las que conocí en un viaje. Por no mencionar la necesidad de acogernos que teníamos cuando el desastre de la guerra. ¿Puede definirse por la duración de un tiempo la intensidad de la pasión manifestada? ¿No puede haber más posesión y hasta más hondura allá donde la brevedad se impone por los motivos más indeseados o bien inesperados? ¿Desmerece acaso en sinceridad una cita sentida con una mujer a la que tal vez no volverás nunca a ver? Amar no ha debido ser para mí sino una constante y confusa persecución de mí mismo, aunque a lo largo de la vida haya necesitado, de manera prolongada o intermitente, a la mujer. Shintaro Tatsuaki se interrogaba con la baraja de las posibilidades, donde leía el juego inexplicable que siempre había practicado, para justificar su misma indecisión.

El viejo fotógrafo estaba entretenido cuidando sus plantas en la pequeña parcela ajardinada detrás de la casa, cuando Yuriko Hikoma, la vecina más cotilla, pero para él la más entrañable, entró con precipitación a anunciárselo. Señor Tatsuaki, su joven discípula viene hacia aquí. Se ha bajado del autobús  que procede de Sasakuza.






6 comentarios:

  1. Vivir asumiendo la continua contradicción interna sin prejuicios ya resulta todo un arte del que tan solo es consciente el "introverso".
    Me surge una gran duda ¿iran siempre parejos arte y belleza o se disocian continuamente?
    Todo movimiento o acción hacia el exterior me temo que no se trate sino un reflejo del interior más o menos magmático de cada cual. Cuando definitivamente se inicia el tenebroso camino interior a sabiendas de su oscuridad y se exponen las tinieblas al exterior,uno se aterra mucho más que cuando se hallaban ocultas. Después cada vez cuesta más vivir con quien supuestamente somos o deberíamos ser.
    Una fortuna para el viejo fotógrafo el hecho de serlo porque dispone de más recursos y ya sabe que se reconoce en sus imágenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil saber hasta qué punto los individuos saben, sabemos, asumir nuestras contradicciones y nuestros enfrentamientos internos entre lo natural y lo cultural, lo que nos pide el cuerpo y lo que nos obligan las limitaciones y pautas sociales. Atracción y rechazo es la dinámica que arte y belleza, como afecto y odio, u otros más contrarios, viven en nosotros hasta nuestro estertor. Lo curioso de la existencia es que tendemos a probar y a comprobar, y en ese ejercicio tropezamos una y otra vez, sin solventar nunca lo pendiente, incluso volviendo ciegos a intentar de nuevo, y a veces por los mismos caminos, su persecución. Al final la vida es más persecución que logro. ¿No atrapa más así?

      Por lo demás, muy bien captada tu visión de los personajes.

      Eliminar
  2. Me he reconocido en ese planteo sobre el amor "Nunca he sabido bien si realmente amamos o si nos imaginamos el amor."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el carácter de ilusión, espejismo, que suele tener...

      Eliminar
  3. Tal cual. A veces las ganas de amar y de ser amados nós ciega al punto de no ver la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Búsqueda de satisfacción del ego, tal vez, de nuestras necesidades, tal vez, del deseo insatisfecho, tal vez, de conjurar soledades, acaso...

      Eliminar